Inmigrantes Mejoran Industrias

En Petaluma, hay un gran número de inmigrantes indocumentados en la fuerza laboral local, wy hay un debate sobre la medida en que su presencia perjudica a los trabajadores estadounidenses.

Alejandro Paredes, Page Editor

Los Estados Unidos ha sido por mucho tiempo un lugar de refugio para los inmigrantes. En busca de mejores condiciones de vida donde la violencia, la dictadura y la pobreza que aquejan a los países del tercer mundo son inexistentes. Las familias extranjeras se desarraigan para construir una nueva vida en los Estados Unidos. Las industrias de la agricultura, los servicios alimentarios, la construcción y la jardinería — aunque típicamente con salarios bajos y considerados como ocupaciones indeseables a los ojos de los trabajadores nativos––abundan entre los empleados inmigrantes quienes son una porción creciente de la fuerza laboral de los Estados Unidos. Muchos son americanos orgullosos y agradecidos por las oportunidades que el país les otorga. Pero la presencia de inmigrantes es una fuente de fricción política, especialmente con respecto a su lugar en la fuerza laboral y su rol en la economía.

En el debate sobre si los inmigrantes indocumentados ponen en desventaja a los trabajadores estadounidenses dentro de la fuerza laboral ha sido utilizado por la derecha como un argumento substancioso contra la inmigración ilegal. En la izquierda del espectro político, la abundancia de trabajadores extranjeros que buscan un prospecto beneficioso en los Estados Unidos ha traído una miríada de beneficios a la economía. Esto incluye su contribución a los impuestos y su contribución a satisfacer la demanda de trabajo en el mismo sentido. Según el IRS del 2015, proporcionó estadísticas en las que mostró que su agencia recibió 4.4 millones de declaraciones de impuestos de inmigrantes indocumentados (o aquellos sin números de seguro social) y pagaron un total de $23.6 mil millones. Evidentemente, los inmigrantes pagan más impuestos que lo que pagan el 1% de los más ricos. A pesar de esta información, sin embargo, los inmigrantes indocumentados son incapaces de recibir los beneficios más básicos que pagan con sus impuestos–insinuando que simplemente no pueden calificar debido a su estatus migratorio. Aunque la izquierda defiende una cadena de argumentos poderosos para proteger a los inmigrantes indocumentados, su esfuerzo en la política no ha traído necesariamente una solución para satisfacer a ambas partes del espectro político. Senior Mia Shew discute sus puntos de vista y su comprensión de este controvertido tema

“Creo que los inmigrantes indocumentados son sólo un beneficio para nuestro país en términos de trabajo. Ningún americano preferiría la granja que trabajar en un trabajo de salario elevado para el cual recibieron un título universitario. Nuestra economía se construyó sobre la esclavitud y de alguna manera este es un ejemplo de la labor de esclavitud. Sí, vinieron aquí por su propia voluntad, pero nuevamente no reciben beneficios por su duro trabajo”, dijo Shew.

La derecha del espectro político a veces la perciben como si fuera racista debido a su postura contra los inmigrantes indocumentados. Sin embargo, su postura difiere – – desde el desear completamente la deportación de todos los inmigrantes indocumentados hasta hacer todo lo contrario o proveer amnistía y legalizarlos para ayudar a la economía. La legalización de los inmigrantes indocumentados tiene el efecto poderoso de impulsar la economía. Los ingresos de los trabajadores aumentarían en un 15.1 por ciento después de su legalización. Este crecimiento podría potencialmente aumentar la cantidad de los impuestos al IRS – – que puede ser de uso esencial para los gobiernos tanto federal como estatal. Esto invierte los efectos dañinos de la deportación sobre la economía, así como la supresión de los salarios y las duras condiciones. En este momento, los republicanos y los conservadores están en una mejor posición para decidir si los trabajadores estadounidenses están siendo desfavorecidos por los inmigrantes indocumentados – – simplemente denles documentos – y al hacerlo aumentan más puestos de trabajo al aumentar el ingreso del PIB que exige más mano de obra para mantener el ritmo de una economía en crecimiento. El Senior Jack Green comentó sobre la contribución de los inmigrantes a la economía.

“[Los inmigrantes] hacen muchos trabajos que la mayoría de la gente no quiere hacer, y ellos son muy trabajadores. Yo creo que deberían ponerlos en la nómina, y deberíamos deshacernos del sistema del pago en efectivo. No tengo ningún problema con ellos estar aquí; Simplemente legalízalos y que paguen impuestos, contribuyendo de tal manera a nuestra sociedad como el americano promedio “, dijo Green.

Desde la perspectiva izquierdista, los inmigrantes indocumentados llenan una demanda de mano de obra y no están necesariamente robando los empleos de los estadounidenses. Aquellos con puntos de vista que se inclinan hacia la derecha pueden creer que la presencia de los inmigrantes es admisible, pero su estatus ilegal necesita ser corregido. Esto es a menudo difícil, sin embargo. El sistema es defectuoso; miles de personas atraviesan las fronteras de los Estados Unidos cada año, y aunque su residencia ilegal es un tema de controversia, el lograr la ciudadanía es un proceso largo. Mientras tanto, su importancia en la fuerza laboral estadounidense trae beneficios económicos–apoyado esto por las estadísticas-en términos de dinero otorgado al gobierno. Los inmigrantes son pilares de la nación, quienes trabajan en industrias esenciales que benefician a la economía del país. Ellos no necesariamente están robando los trabajos a otros, sino que están proveyendo para sus familias y apoyando económicamente a la nación por la cual se han sacrificado para llegar aquí.