Nuevas Versiones de las Costumbres Tradicionales: La celebración del Día de los Muertos

Incluso en medio de una incertidumbre generalizada, muchas celebraciones importantes siguen siendo tan vibrantes y actuales como siempre, en parte gracias a su fuerte énfasis por parte de la comunidad. Al frente de estas celebraciones está Día de los Muertos, típicamente observados y conmemorados en varios días hacia principios de noviembre.

Nuevas+Versiones+de+las+Costumbres+Tradicionales%3A+La+celebraci%C3%B3n+del+D%C3%ADa+de+los+Muertos

Amaia Garay, Translator

A medida que a nivel local nuestra atención se desplaza hacia la temporada navideña y todas sus ramificaciones en la era COVID, resulta fácil adentrarse en las incógnitas de algunas celebraciones también afectadas: Halloween, Acción de Gracias y el Día de los Muertos, por ejemplo. Pero incluso en medio de una incertidumbre generalizada, muchas celebraciones importantes siguen siendo tan vibrantes y actuales como siempre, en gran parte gracias a su fuerte énfasis por parte de la comunidad. Al frente de estas celebraciones está Día de los Muertos, o Day of the Dead en inglés, típicamente observados y conmemorados en varios días hacia principios de noviembre. Este año, sin embargo, los eventos en todo el condado de Sonoma comenzaron a aparecer mucho antes que eso, con eventos en línea y recorridos virtuales dominando gran parte del anticipado adelanto.

Como era de esperar, hay aún un gran interés dada la vivacidad que estos días traen a las calles del condado. Este llamado a la acción no pasó desapercibido para algunos miembros de la comunidad, que de inmediato se pusieron a trabajar en la creación de hermosos espacios seguros, presenciales, y métodos pseudo-tradicionales de celebración. Eric Stanley, curador de historia del Museo del condado de Sonoma, elogió los extraordinarios esfuerzos de su equipo para traeros apariencia de normalidad a la comunidad local:

“Contamos con un grupo de personas con las que trabajamos con regularidad, específicamente sobre el Día de los Muertos; Peter Pérez, que es uno de nuestros principales artistas, y Martín [Zúñiga]. Normalmente también trabajamos con Liz Camino-Byers, que es fabulosa porque tiene una maravillosa colección de materiales que ha reunido a lo largo de los años que son una especie de arte popular clásico de familias que se remontan a varias generaciones en México,” dijo Stanley.

La muestra, atípica de años anteriores, tuvo el desafío adicional de las restricciones de distanciamiento por el COVID. Para abordar esto, el equipo se trasladó al jardín de esculturas del museo, donde había espacio suficiente para que surgieran varias piezas grandes y altares familiares. Entre estas piezas hubo adiciones oportunas, incluida una enorme escultura de máscara COVID, y el accesorio de jardín “Árbol de la paz” del artista local Mario Uribe, que fue convertido en pieza temática sobre el Día de los Muertos.

Stanley comentó sobre la creatividad de sus artistas: 

“Tuvimos otro artista que no ha sido un participante habitual pero lo hizo este año: realizó una pieza más tradicional que era una especie de portal gigante, o entrada. Tenía nichos, donde la gente pudiera hacer una especie de mini altares. Así que vería una enorme puerta gigante de doce pies de altura, flanqueada por Quetzalcoatl, un dios azteca y serpiente a lo largo del costado.”

Otros eventos salieron del Centro de Artes Petaluma, donde bajo el liderazgo de Israel Escudero, Margo Gallagher y Abraham Solar, una serie de altares y tributos familiares se compusieron en cuestión de días.

El evento de Petaluma, que normalmente se lleva a cabo a una escala mucho mayor con varias procesiones y festivales y actividades, se limitó a una sola exhibición y se redujo el horario a la tarde. Afortunadamente, el lugar era lo suficientemente grande, con sus techos altos y varias aperturas bien ventiladas, para dar cabida a un flujo constante de personas que deseaban dejar algún mensaje u observar el Día de la Creaciones de la comunidad pasada. La exposición en sí estaba llena de elegantes altares, esculturas y tallas, y un montón de coloridas decoraciones festivas. La coorganizadora del evento Margo Gallagher comparte la motivación de las creaciones de este año:

“Sigo diciendo: ‘Siento que la vida es mucho más incolora’”, dijo Gallagher. “Me alegro de que fuéramos capaces de ayudar a cambiar eso.”

Aun así, la pandemia afectó a muchos, y se sumó al dolor y sentimiento de pérdida típicos de la celebración. Aun así, Escudero ve la situación a través de un lente optimista de que el Día de los Muertos proporciona.

“Realmente es algo hermoso, y para mucha gente todavía está fresco, todavía crudo,” dijo Escudero, “Pero definitivamente es una celebración de la vida.”

Incluso habiendo comenzado la limpieza en la exhibición de Petaluma, Gallagher y Escudero continuaron dando la bienvenida a un goteo de espectadores asombrados de que la comunidad construyese altares tan inspirados. Asimismo, el trabajo del Museo del Condado de Sonoma continuó mucho después:

“Estamos haciendo mucha programación virtual y todo eso; nos obliga a adaptarnos,” dijo Stanley, en referencia a la agenda del Museo del Condado de Sonoma. “Así que eso será algo valioso: dar un giro más positivo, ¿verdad? Te hace adaptarte, aprender algunas cosas nuevas y tal vez mantendremos algunas de esas cosas en el futuro.”

Avanzar felizmente parece ser el tema principal del Día de los Muertos: aquellos que lo hagan con respeto a medida que avanzan hacia el cierre, mientras se mantiene un grado de alegría que resulta del abrumador sentido de familia y comunidad. Lo típico la vivacidad de la celebración brilla verdaderamente, quizás incluso más que en el pasado gracias a esfuerzos recientes para reavivar la esperanza y la felicidad de la temporada.